Las Claves Para Fortalecer El Suelo Pélvico

Publicado:
Las Claves Para Fortalecer El Suelo Pélvico
Con la gran cantidad de información disponible hoy día en la punta de nuestros dedos tenemos la tendencia a creer que lo sabemos todo sobre muchos temas y particularmente sobre el apartado de la salud. IEn este artículo nos interesa el tema del ejercicio físico ejecutado con la intención de estar en forma y evitar las enfermedades típicas del sedentarismo.
Muchas mujeres y hombres se entregan obsesivamente al ejercicio físico practicado en casa, al aire libre o en los gimnasios; por supuesto, el ejercicio físico es un componente fundamental en la salud de la persona, el problema surge cuando no se tiene conocimiento amplio de los pro y los contras que conllevan prácticas de ejercitación mal ejecutadas.
Nos obnubila la preocupación por no ser estéticamente atractivos y delgados; nos abocamos compulsivamente a actividades que pueden ocasionarnos serias lesiones en la columna vertebral, rodillas, pies y articulaciones en general.
Hacemos levantamiento de pesas indiscriminadamente llevándonos esto a alteraciones posturales que suelen desestructurar la región pélvica sobretodo en mujeres. Este desequilibrio provoca por acción muscular la modificación del vector de presión en la región abdominal, es decir se modifica la estática postural lo que significa que se pierde la curva fisiológica de la columna (lordosis lumbar), provocando que los vectores de fuerza resultantes a los aumentos de presión interna se dirijan hacia el periné anterior (zona débil) en lugar del periné posterior (piso pélvico). Esto suele agravar una fragilidad, muchas veces ya existente, de los músculos del piso pélvico, generando una serie de efectos dañinos que, en lugar de fortalecer, más bien lo debilitan aún más.
En lo que resta de este escrito nos enfocaremos exclusivamente a la salud pélvica en mujeres.
Son cada vez más y más las mujeres jóvenes que están sufriendo de suelo pélvico débil, incontinencia urinaria o dolores lumbares; el tema es complejo y requiere de dedicación y esfuerzo para resolverlo.
Por un lado hay que aprender cómo ejecutar rutinas de ejercicios abdominales hipopresivos con los cuales se disminuye la presión intraabdominal contrariamente al trabajo hiperpresivo en el que se aumenta la presión en la cavidad abdominal y pélvica con repercusión directa sobre el suelo pélvico.
Además de los ejercicios mencionados es necesario practicar técnicas posturales que permitan mantener una postura adecuada en las actividades de la vida cotidiana cuando estamos sentadas, paradas, caminando, cogemos pesos, estornudamos o tosemos. La idea es que al practicar constantemente una correcta postura en todas nuestras actividades diarias lleguemos a interiorizarlas hasta que se produzca una reprogramación y lo hagamos de modo inconsciente.
Finalmente pero no menos importante, en un programa de ejercitación para fortalecer el piso pélvico se debe priorizar el trabajo respiratorio debido a que el diafragma es un músculo que aumenta la presión intraabdominal. Aprender y aplicar la respiración diafragmática en contraposición a la respiración torácica es muy importante ya que en esta última no se asegura la correcta realización del movimiento del diafragma y pueden producirse lesiones por la no activación del así llamado core o núcleo abdominal que se define como el área que engloba toda la región abdominal y parte baja de la espalda compuesta por los músculos oblicuos, el recto abdominal, el suelo pélvico, el diafragma, el multifidus y el músculo más importante de todos: el músculo transverso abdominal.
La respiración diafragmática debe llegar por lo tanto a hacerse de forma inconsciente de manera de integrarla a nuestro ser.
Son cada vez más y más las mujeres jóvenes que están sufriendo de suelo pélvico débil, incontinencia urinaria, dolores lumbares, etc. y debemos contar con algunos implementos que nos hagan todas estas tareas de fortalecimiento del piso pélvico más fáciles de llevar a cabo.
Para terminar, recordemos entonces los 4 puntos cruciales en los cuales deberemos enfocar al máximo nuestra atención:

1. Ejercicios Abdominales Hipopresivos

2. Ejercicios de Kegel

3. Postura Correcta

4. Respiración Diafragmática

Esperemos que hayamos puesto nuestro grano de arena en aclarar el acertijo significa mantener nuestro suelo pélvico fuerte y saludable.

This post is also available in: English

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *