Lo que nunca habíamos oído sobre salud pélvica

Publicado:
Lo que toda mujer debería saber sobre su salud pélvica

Todas hemos oído de una u otra forma lo que significa piso pélvico o periné. También hemos sabido de unos ejercicios vaginales llamados Ejercicios de Kegel que se hacen contrayendo los músculos vaginales.

Es un ámbito en el cual la información nos llega fraccionada, insuficiente y se asume que es nuestro médico quien deba enseñarnos más al respecto.

Por experiencia podemos decir que los médicos tratan el tema con superficialidad y desgano.

El debilitamiento de la musculatura del suelo pélvico conlleva muchos problemas y disfuncionalidades tales como prolapsos del recto, intestino delgado, vejiga y uretra, hernias, incontinencia urinaria y hasta salida de algún órgano por la vagina.

Esta condición no se limita a personas de edad avanzada sino a toda mujer. Vemos que cada día incrementa el número de mujeres que padece de debilidad de piso pélvico, no saben cómo tratarlo o no conocen mucho al respecto: partos vaginales, ejercicios hiperpresivos que se realizan con obsesión en los gimnasios, posturas corporales erróneas y total desconocimiento de la función que ejerce nuestro diafragma, inciden negativamente en esta condición.

Las mujeres tienden a ignorar cómo tratar estas condiciones adversas ya que no saben mucho al respecto y por lo tanto no reconocen los síntomas hasta que es demasiado tarde.

Fundamentalmente son cuatro los factores sobre los cuales descansa el fortalecimiento del piso pélvico y deben conjugarse como un todo básico para el buen progreso de nuestro trabajo:

  1. Ejercicios de Kegel
  2. Respiración diafragmática
  3. Abdominales hipopresivos
  4. Ejercicios de corrección de postura

En cada uno de los casos, el arma esencial para hacerle frente a esta incómoda situación que nos produce no sólo pérdida total del tono vaginal, incontinencia urinaria de esfuerzo, prolapso (descenso de nuestros órganos internos por el canal vaginal) y gran peso e incomodidad en la región púbica, además de dolores de espalda, es la constancia, el recuerdo y proporcionarse los implementos y ayudas adecuadas para realizar el trabajo.

Hoy día podemos apoyarnos en la tecnología para fortalecer nuestra musculatura pélvica. Con una pequeña inversión podemos prevenir el prolapso o recuperarnos de él, tratar la incontinencia urinaria recuperando la tensión y el control de la vejiga, prepararnos para el embarazo o acelerar la recuperación posparto y también recuperarnos rápidamente después de una cirugía ginecológica.

Por último, pero no menos importante, recomendamos aprender la respiración diafragmática y convertirla en parte de nuestra rutina diaria como un paso esencial hacia la recuperación de la salud pélvica, merecendo toda nuestra atención y dedicación.

Es bueno subrayar que la respiración diafragmática o abdominal no es un invento antojadizo que tiene que ver con la debilidad del piso pélvico sino que tiene raíces milenarias estrechamente relacionadas con la práctica del yoga.

La respiración diafragmáticas por añadidura nos enfrenta decididamente a la práctica de los ejercicios hipopresivos que tan necesarios son en la regulación de las fuerzas que se ejercen dentro de nuestra cavidad abdominal.

Junto a la respiración diafragmática, debemos coordinar los otros tres factores restantes: correcta postura para realizar esta respiración y su contraparte los abdominales hipopresivos, añadiendo series de ejercicios de Kegel (contracción vaginal) diseñadas para ir de menos a más para ir fortaleciendo y rehabilitando nuestro piso pélvico.

Con esta fórmula holística de abordar la debilidad del piso pélvico lograremos todos nuestros objetivos:

  1. Respirar correctamente lo cual no sólo aporta beneficios a nuestra pélvica sino que eleva enormemente nuestra calidad de vida al aumentar nuestra energía vital, disminuir el estrés y la ansiedad causantes de muchos males de la vida moderna.
  2. Adoptar la correcta postura de espalda que hace las veces de ejercicio correctivo.
  3. Entrenarnos exitosamente en la práctica de los abdominales hipopresivos tan en boga actualmente pero nunca asociados a este trabajo específico.
  4. Dar apoyo constante al trabajo vaginal representado por los ejercicios de Kegel que de otra manera sería muy difícil de implementar en nuestra vida diaria.

This post is also available in: English

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *