Por qué elegir una buena silla ergonómica es tan importante para nuestro lugar de trabajo o estudio.

Publicado:
La silla ergonómica hace que la columna vertebral adopte una postura correcta ya que mantiene la posición natural de las curvas de nuestra columna.

Estar todo el día sentado frente al ordenador termina causando graves problemas de columna, lumbalgia, ciática, hernia discal, síndrome de túnel carpiano, dolor de cuello, espalda y lumbares, jaquecas, y otros problemas relacionados con la salud; estos problemas pueden evitarse utilizando una buena silla ergonómica.

Es igual de importante elegir una buena silla para trabajar o estudiar que elegir un buen colchón para nuestro descanso; y es que el tiempo que muchos seres humanos pasamos sentados en la silla de la oficina (8 horas al día) es igual al tiempo que pasamos durmiendo.

Los seres humanos no estamos diseñados para estar sentados, sino para llevar una vida activa. La naturaleza nunca tuvo la intención de sentarnos en una silla de oficina durante 8 horas al día. Nuestro cuerpo necesita moverse y mantener una posición erguida para respirar bien y oxigenar nuestra sangre; el movimiento es natural y absolutamente necesario.

Sin embargo, nuestro estilo de vida moderno y nuestra vida laboral limitan nuestras posibilidades de movimiento. Nuestra forma de vida ha cambiado tan drásticamente, que una postura correcta al estar sentados resulta vital para mantenerse sano y ser eficaz en el trabajo.

El progreso ha modificado nuestro estilo de vida, pero nuestro cuerpo va a necesitar siglos para adaptarse a las nuevas posturas que nos obliga tener la vida moderna. Debido al uso abusivo de ordenadores, permanecemos sentados más que nunca antes en la historia del ser humano.

La investigación científica ha llegado a la conclusión de que estar sentados por periodos superiores a 4 horas al día, da lugar a muchas enfermedades de carácter músculo-esquelético de la columna vertebral así como de la circulación sanguínea y linfática.

El uso de sillas convencionales en el trabajo es uno de los principales factores de riesgo y el uso de una buena silla ergonómica es aconsejada por los especialistas.

Las sillas ergonómicas tienen por objetivo la prevención de las patologías relacionadas con el sedentarismo, a través de una correcta posición de la columna vertebral y de los músculos, evitando adoptar posiciones incorrectas.

Los resultados son una libertad de movimiento y una comodidad únicas mientras trabajamos, así como la reducción de lesiones musculares, esqueléticas y circulatorias.

Son sillas desarrolladas sobre la base de rigurosos principios biomecánicos y ergonómicos, con el objetivo de mejorar el bienestar de los trabajadores, aumentar la eficiencia y reducir el daño a través de una acción preventiva.

Nuestro cuerpo ha sido creado para permanecer en posición erecta. Estar sentados cansa menos que estar de pie, y por ello se recurre a la silla para trabajar; sin embargo la posición sentada sobrecarga la columna mucho más que la posición erecta, y por ello causa más problemas.

Desgraciadamente un estilo de vida sedentario es un asesino silencioso, ya que el daño no se percibe mientras ocurre, sino que los síntomas se producen más tarde, es decir, cuando el daño ya está hecho.

Por estas razones la ergonomía considera que el estar sentado correctamente es un factor fundamental para la prevención de nuestra salud y por supuesto hay que dedicar también tiempo en las horas en que no , evitando el sedentarismo y adoptando un estilo de vida dinámico y activo.

¿Qué significa la palabra ergonómico?

La ergonomía es la rama de la ingeniería que estudia la influencia de las condiciones de trabajo en la productividad.

De ahí que se aplique la ergonomía al diseño de productos y equipamiento, principalmente para el lugar de trabajo, con el objetivo de maximizar la productividad al reducir la fatiga, el estrés, el desconfort, las dolencias, y las bajas laborales.

Actualmente la ergonomía es una de las ramas de mayor crecimiento en la prevención de riesgos laborales.

Según el reciente estudio realizado por The Herman Miller Group, el dolor de espalda es el problema de salud más caro para los adultos que trabajan, es la segunda causa de visitas al médico y el tercer motivo de cirugías.

En este estudio se analizó la conducta de 40 empleados de oficina, los cuales pasaban un 93% del tiempo sentados. Como consecuencia, el 83% de los empleados experimentaron complicaciones de espalda a los 50 años, siendo ya demasiado tarde para remediar.

La mayoría de los problemas de espalda no se deben a caídas, sino que son la culminación del daño lento y constante causado a lo largo del tiempo por una posición sedentaria y artificial prolongada. Por ello la silla ergonómica es la mejor forma de prevenir enfermedades laborales.

La silla ergonómica es una herramienta de trabajo que sirve para que las personas puedan hacer su labor de manera más productiva, eficiente y saludable y para que se sientan mejor al final de la jornada laboral.

Una buena silla ergonómica debe estar diseñadas para promover una manera de sentarse correcta y activa, de forma que la persona pueda variar su postura mientras está sentade y poder mover cuerpo y brazos libremente.

La silla ergonómica nos da el apoyo correcto en relación a nuestro peso y a nuestra altura, proporcionando a nuestro cuerpo el soporte y la estabilidad que necesita.

Las buenas sillas ergonómicas definitivamente no son económicas pero es la salud lo que está en juego. Aquí más que en ninguna otra parte se aplica el dicho, lo barato sale caro.

Los dolores de espalda pueden surgir, entre otros, por los siguientes factores:

Permanecer sentado de forma continua y prolongada en una postura no natural. Mantener una misma postura durante horas ya que reduce la circulación sanguínea y linfática disminuyendo la absorción de nutrientes que nuestro organismo necesita.

Las malas posturas de la espina dorsal ya que producen el alargamiento y desgarre de músculos y ligamentos.

La excesiva carga de peso innecesario sobre nuestros discos ya que produce fractura de los mismos.

La excesiva presión sobre el área dorsal y las piernas que afecta a la circulación sanguínea y linfática de la parte inferior de nuestro cuerpo.

Daños importantes por sentarse inadecuadamente durante muchas horas al día
Lumbago
Ciática
Hernia de disco
Dolores en la columna vertebral
Dolor cervical
Dolor lumbar
Escasa concentración: producida por el dolor ó por falta de oxigenación del cerebro
Trastornos en los brazos
Pesadez en las piernas
Presiones musculares excesivas, lo que dificulta la circulación sanguínea
Compresión de la caja torácica, lo que impide que los pulmones se puedan expandir correctamente
Compresión del aparato digestivo, lo que da lugar a malas digestiones después de comer

Características ideales que toda silla ergonómica debe tener.

Soporte lumbar: Muchas sillas tradicionales vienen con un soporte lumbar, pero el verdadero soporte lumbar es algo más que tener un cojín acolchado. El auténtico soporte lumbar es el que mantiene la curvatura natural del hueco que hay entre en la espalda y la silla.

Asiento con curvatura en cascada: El borde de la silla alivia la presión sobre los vasos sanguíneos de los muslos, y previene el entumecimiento de las piernas, los pies fríos y las venas varicosas. El borde delantero del asiento debe inclinarse suavemente hacia abajo y no debe hacer ninguna presión sobre el muslo.

Acolchado: Es un error usar sillas muy acolchadas. Con el tiempo, el acolchado se adapta a la mala postura de la espalda. Los respaldos de las sillas ergonómicas son más bien rígidos.

Movilidad: La silla ergonómica permite al cuerpo moverse sin esfuerzo.

Apoya-Brazos regulables: La silla ergonómica soporta el peso de los brazos mientras trabajamos, y no la parte superior de nuestra espalda.

Profundidad: Una silla con el asiento demasiado profundo no es buena para una persona de complexión pequeña. Cuando nos sentamos con la espalda bien apoyada, debería haber suficiente espacio entre el borde del asiento de la silla y nuestra rodilla, de forma que pueda caber un puño cerrado.

Altura: La silla ergonómica tiene la altura del asiento regulable, para que las piernas puedan formar un ángulo de 90° con respecto al suelo.

Transpiración: Las sillas ergonómicas están hechas de una red de malla, lo cual facilita que la piel transpire, y sobre todo en verano nos evitará estar sudando continuamente por la espalda.

BENEFICIOS DE LA SILLA ERGONÓMICA

La silla ergonómica hace que la columna vertebral adopte una postura correcta ya que mantiene la posición natural de las curvas de nuestra columna.

El aparato digestivo deja de estar oprimido, por lo que las digestiones después de comer se optimizan.

La posición en la silla permite que el diafragma y los pulmones se relajen, por lo que nuestra respiración es más completa y profunda, dando lugar a una mejor oxigenación celular.

Las tensiones musculares desaparecen, desapareciendo así el dolor.

El peso del cuerpo ya no se descarga sobre el sacro, sino que lo hace sobre el trípode formado por rodillas y pelvis. Esto hace que el eje de gravedad de la columna vertebral se desplace hacia atrás, consiguiendo así disminuir la tensión sobre la cintura, y dándole a la pelvis un equilibrio más estable.

La inclinación del asiento de la silla con caída en cascada alivia la presión sobre los vasos sanguíneos de los muslos, evitándose así el entumecimiento de las piernas, los pies fríos y las venas varicosas.

¿Cómo se usa correctamente el apoya-cabeza?

El apoya-cabeza no está pensado para usarlo durante las 8 horas de jornada laboral; si nos sentamos y tenemos la cabeza apoyada todo el tiempo, nuestra cabeza se va a acostumbrar a estar siempre apoyada, los músculos de nuestro cuello se van a volver vagos, y van a perder fuerza y tensión para sujetar nuestra cabeza.

El apoya-cabeza está hecho para apoyar la cabeza cuando nuestras cervicales están cansadas. Apoyamos un rato la cabeza y trabajamos apoyados, pero luego nos volvemos a incorporar y dejamos de apoyar la cabeza.

Ésta es la forma correcta de usar un apoya-cabeza, y por eso los apoya-cabeza de las sillas ergonómicas suelen estar echados un poco hacia atrás.

En resumen, la adquisición de una buena silla ergonómica es una inversión en salud y no debemos escatimar en el presupuesto porque los resultados y beneficios serán para toda la vida.

This post is also available in: English

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *